CARLOS

Por:  Carlos Ferraro. SIGNIS.

Las fake news, que nos son otra cosa que las noticias falsas, pueden «generar entre los que consumen una situación de angustia, de desesperación, de ansiedad, de incertidumbre, que son los ingredientes que este virus genera en la sociedad» y puede ser «letal», porque «una mala noticia puede generar una angustia mucho mayor en la gente de lo que por si mismo genera el coronavirus e impactar en un grupo familiar». Así expresó el presidente de SIGNIS ALC, Carlos Ferraro, al internvenir en el webinar Medios de comunicación, Pastoral y Pandemia, que se cumplió la mañana del miércoles 29 de abril.

El evento virtual organizado por el Instituto de Teología para Religiosos, de la Facultad de Teología de la Universidad Católica Andrés Bello, UCAB, en alianza con SIGNIS Venezuela y la Vicaría de Medios de Comunicación de la Arquidiócesis de Caracas, contó con la participación del máximo directivo de SIGNIS ALC, Carlos Ferraro; Gustavo Ponne, vocal de SIGNIS Venezuela,  y del padre Honegger Molina, Vicario de comunicación de la arquidiócesis de Caracas.

En su exposición, Carlos Ferraro abordó el tema «La forma de comunicar sobre la pandemia en América Latina y El Caribe: Las fakenews y la comunicación esperanzadora» y explicó que las fake news no son otra cosa que las noticia falsas, «una mentira y en una situación particular como la que estamos viviendo (por la emergencia sanitaria ocasionada por el coronavirus) las fake news pueden tener un impacto muy negativo, que puede afectar la vida de una comunidad o de una persona».

Según recordó, la Iglesia católica está ocupándose desde hace unos dos o tres años sobre las fake news «más que nada, tiene una preocupación inherente a su propio mensaje, porque nosotros sabemos que la misión de la iglesia es comunicar la verdad. Nosotros tenemos una verdad que comunicar, ya sea desde la misión del sacerdote, de la jerarquía eclesiástica o del laico. Tenemos muy clara cuál es la misión del comunicador cristiano», enfatizó.

Destacó que las fake news se enmarcan en el ámbito de «la responsabilidad», y aclaró que las noticias falsas que hasta el momento se han identificado «provenían del mundo del chisme, de la farándula y de la política», pues en el caso de las fake políticas son producidas por «las facciones políticas contrarias que distorsionan la información «para perjudicar al otro y más o menos cada uno, según su postura ideológica se engancha desde el punto de vista que eso le podía convenir. Muchas veces hasta el consumidor de esas fake news está consciente de que le estan mintiendo y no le importa tanto con tal de consolidar la postura ideológica del lado que producía esa noticia», explicó.

Para Carlos Ferraro, lamentablemente el «usuario común no tiene los elementos disponibles como para detectar si una noticia es verdadera o es una fake news» pues «enfrentarse a una fake news demanda un esfuerzo de deconstrucción, para lo cual se requieren elementos específicos de la comunicación . y en esta realidad, los comunicadores de SIGNIS tenemos el compromiso de ayudar a la deconstrucción, por ejemplo dudar, en primer lugar, de que un contenido pueda ser válido o no. Uno puede analizar el mensaje y procurar corroborar la fuente de donde ese mensaje viene», remarcó.

El presidente de SIGNIS ALC apuntó que el coronavirus llegó y se colocó «por encima de todo, como si hubiera un gran manto que cubre, en algún aspecto, oscuramente nuestro hábitat, culturas, nuestras situaciones particulares», y nos colocó a todos «en un lugar, sin elección previa, de parte nuestra, ni de nadie, ni de grupos de poder, gobiernos, de líderes, sin importar ni ideologías, ni territorialidades». Comentó que el efecto del coronavirus llegó como «un gran aleccionador inconsciente en la humanidad» que «genera una emergencia que desnuda las miserias humanas, pero también las bondades humanas, por lo que se presenta como un gran desafío».

La Iglesia debe actualizarse e ingresar a la cultura digital

Según señaló, el coronavirus puso también a la comunicación en un escenario de democratización, porque «todos -más o menos- tenemos una aproximación al acto comunicativo», pero que a la vez ha dado lugar a que se descubra una «novedad muy fuerte, muy intensa» porque ha permitido que se tenga «que acercarnos a manejar herramientas que sabíamos que existían, pero no sabíamos ni el manejo ni la efectividad que podrían tener, como las redes sociales y todos los elementos que concurren para poder colocar contenidos en las redes digitales».

Por ello, destacó la importancia de que la «Iglesia se actualice, se profesionalice e ingrese en la cultura digital», llamado que desde hace mucho tiempo los laicos y profesionales de la comunicación hemos venido insistiendo, dijo.

Felicitó a SIGNIS Venezuela por la iniciativa de proponer este análisis sobre la evangelización, la pastoral y la comunicación durante la emergencia que se vive y destacó la exposición que dio al inicio del conversatorio el padre Honegger Molina, Vicario de Comunicación de la Arquidiócesis de Caracas, quien comentó que la pandemia ha permitido a la Iglesia a impulsar nuevas formas de acompañar a los fieles y producir nuevos formatos pastorales.

Según dijo, es importante que la pandemia haya permitido que los sacerdotes brinden y amplíen los espacios para que los laicos manejen con una «cierta autonomía nuevas formas de narrar». Hay una suerte de «democratización de estas herramientas» que hace que tenga una participación más armónica, más equilibrada, más intersada, más horizontal. Por ello, es necesario un diálogo de mayor cercanía «entre creyentes y aquellos responsables en alimentar la fe de sus fieles», destacó.

Redacción: SIGNIS ALC