centro montalvo2

Es tiempo de “canales y puentes, no de muros ni verjas”, como dice el papa Francisco
El Centro Montalvo propugnó ayer por un diálogo fraterno que permita una solución amistosa, con relación al conflicto surgido por las intenciones del gobierno haitiano de construir un canal de riego en el río masacre que nace en territorio dominicano.
Considera la institución que, de una vez y por todas, ambas naciones deben asumir que elaborar una agenda binacional, con visión a corto, mediano y largo plazo, es la alternativa más viable. Esto supone buena voluntad política.
“Aprovechar el agua del río Masacre es una gran oportunidad para que ambas naciones cooperen concretamente en una necesidad sentida: agua que genere vida para ambos lados de la isla. Debemos entender que un incremento en la calidad de vida de un vecino mejora también la propia calidad de vida; y que lo contrario sucede si se experimenta un deterioro colectivo”, indica la entidad en un documento de prensa enviado a esta redacción.
En este contexto, considera la institución resulta inhumano alentar conflictos como el del río Masacre y sus aguas.
De acuerdo al sacerdote jesuita Francisco Escolástico, director ejecutivo del Centro Montalvo, es tiempo de armonizar, no de pleitear. “Es tiempo de negociaciones de gente madura de palabra y de obras.
Es tiempo de diálogo fructífero, más que de confrontaciones estériles. No es tiempo de dar pie a provocaciones seudonacionalistas que no suman, sino que restan; no multiplican, sino que dividen con su discurso de odio y encendidas palabras patrióticas”, agrega. Expresa que República Dominicana y Haití son dos Estados nación compartiendo una misma isla.
Considera el Centro Montalvo que se debe retomar lo anunciado por el canciller dominicano, en enero pasado, en cuanto a la determinación de los presidentes de ambos países a trazar una ruta de colaboración para mejorar la convivencia entre estos pueblos.
Es tiempo de “canales y puentes, no de muros ni verjas”, como dice el papa Francisco, señala la entidad de la Compañía de Jesús en República Dominicana.
Expresa que este episodio llega justo en un momento crítico de la realidad de Haití, toda vez que está sumido en una profunda crisis de gobernabilidad y alimentaria, donde impera el desorden económico, político y social, sin esperanzas de salida en el corto plazo.
“Una realidad así es caldo de cultivo para que emerjan todos los negocios ilícitos, pandillas, narcotráfico, mientras los sectores opositores haitianos están unidos en reclamar la renuncia del presidente Jovenel Moïse”, indica.
Al mismo tiempo, agrega República Dominicana está enfrascada en su recuperación económica y vacunando a su población contra la Covid-19 para volver a la normalidad.
El documento de prensa es firmado por los religiosos Guillermo Perdomo, director general de Radio Marién; Regino Martínez, de Dajabón; Jesús M. Lora Lora, de la parroquia Nuestra Señora del Rosario, de Dajabón, y Leonardo Aquiles Ozuna Pérez, de la parroquia San Ramón Nonato, de Partido, Dajabón.

Fuente: Centro Montalvo.